Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Robet Ritter’

"In The Beds Room (Oświęcim-Auschwitz, 2005)": Mirko Barone

“In The Beds Room (Oświęcim-Auschwitz, 2005)”: Mirko Barone


La tía Jespolá dio a luz a su primera hija el mismo año del suicidio de Ritter el Monstruo, cuando la Europa recién enfrentada componía su mapa de cicatrices ideológicas  -acá los aliados occidentales, allá los comunistas- y la década de los cincuenta se convertía en disparadero de lo que el consejero presidencial estadounidense Bernard Baruch bautizó como Guerra Fría.

Robert Ritter, doctor en Medicina y Psicología Educacional, jefe de la Unidad de Investigación de Higiene Racial y Biología Demográfica del Departamento de Salud del III Reich y responsable del Instituto de Biología Criminal, se suicidó en 1950 acosado por reiteradas denuncias en las que se le acusaba de entusiasta “colaborador necesario en el exterminio de niños gitanos” y que habían llevado a las autoridades alemanas  -y no precisamente por voluntad propia-  a abrir una investigación.

Ritter el Monstruo, que había ejercido como distinguido psicólogo infantil al finalizar la guerra y mantenía su colaboración con la policía como experto en temas gitanos  -hasta la década de los sesenta, sus archivos fueron aplaudido manual de uso común para la criminalización de la etnia gitana- ofició de fuente científica para la Solución Final, estableciendo que los gitanos  europeos  -arios, según él, al salir de la India-  se habían convertido en una raza híbrida y contaminada al mezclarse con etnias inferiores. En el informe entregado a Himmler, Robert Ritter proponía la esterilización de los gitanos impuros o, para evitar la natural tendencia a delinquir de los romaníes, su eliminación.

Tras el suicidio de Ritter, sus colaboradores en la Alemania dividida  -que también lo habían sido cuando realizaba los estudios raciales que tantas vidas costaron-  apenas fueron molestados.

Eva Justín, ayudante del doctor Ritter, fallecida en 1966, fue absuelta, en 1960, de cualquier cargo al considerar la Fiscalía de Frankfurt que era indemostrable que conociera que los estudios antropomórficos que llevó a cabo habrían de suponer el asesinato de los sujetos estudiados.

El doctor Adolf Würth, antropólogo y colaborador de Ritter el Monstruo en la elaboración de parámetros racistas, trabajó como funcionario de la Oficina de Estadísticas de Baden-Württemberg hasta los años 70. Jamás tuvo que dar cuenta de sus acciones del pasado.

Otra de las colaboradoras de Ritter, la afamada zoóloga y antropóloga Sophie Ehrhardt -fallecida en 1990-, fue denunciada en 1981 y 1983 por complicidad en los asesinatos de personas gitanas durante la época nazi; la Oficina de la Fiscalía de Sttugart rechazó ambas demandas al considerar que los estudios raciales de Frau Ehrhardt no tenían por qué  haber influido en el penoso destino de los gitanos durante el III Reich.


Siempre que haya víctimas sobrevivientes, o sus familiares, se deberían continuar las acciones penales. De esta forma, el Estado alemán les muestra que no le es indiferente lo que sucedió entonces, y que busca aclarar los hechos y castigar a los culpables”.- Kurt Schrimm, fiscal alemán investigador de los delitos nazis.

Read Full Post »